Comparativa Paint Protection Film y coating cerámicos

Actualmente disponemos de diferentes alternativas en el mercado en lo que se refiere a la protección de pintura para automóviles y a veces puede resultarnos difícil determinar qué tipo de protección es la más adecuada para nuestro vehículo. En este artículo vamos a intentar resolver algunas de las dudas o preguntas que pueden surgirnos a la hora de tomar esta decisión. Haremos una comparativa con un análisis de las dos opciones más avanzadas en este campo: El Paint protection Film (PPF) y los coating cerámicos.

PAINT PROTECTION FILM VS. COATINGS CERÁMICOS

Lo primero que debemos tener claro es que ambos persiguen como principal finalidad proteger la pintura del vehículo ante agentes externos, pero sus cualidades y prestaciones difieren en gran medida.

En otro artículo hablamos ampliamente sobre qué es el Paint Protection Film y sus características. Como resumen podemos decir que es un film transparente que se adhiere a la pintura del coche creando una película virtualmente invisible. Su misión principal es proteger de chinazos y arañazos la pintura original, manteniendo el aspecto propio del vehículo. El valor de un coche con pintura original siempre es mayor que si es repintado. Cabe destacar la propiedad de autoregeneración que algunos PPF tienen, convirtiéndolos en una opción muy atractiva, ya que los arañazos desaparecen por sí solos, de forma que la pintura siempre está impecable, sin arañazos ni swirls de lavado.

Hablemos ahora de  los coatings cerámicos, en este blog también hemos aportado información sobre qué es un coating y sobre qué coating elegir para aplicar en mi coche. El coating cerámico es un recubrimiento o fina capa protectora , cuyo principal compuesto es el dióxido de silicio (SiO2) o cuarzo, que al mezclarse con disolventes hace que sea posible su aplicación. Funcionan como una fina capa protectora extremadamente dura y resistente, y que actúan minimizando la aparición de swirls y contra los ataques de sustancias químicas. Además ofrecen protección UV para la pintura y un brillo que supera al que podremos conseguir con muchas ceras.

Ahora, para ayudar a entender mejor las diferencias entre el PPF y los coating cerámicos vamos a hacer una comparativa, enumerando las ventajas e inconvenientes de cada uno.

COMPARATIVA: PAINT PROTECTION FILM / COATINGS CERÁMICOS

  1. PROS Y CONTRAS DEL PAINT PROTECTION FILM:

PROS

. Espesor medio: 150-200 micras
· Resistencia a los chinazos y arañazos: si
· Autoregenaración de arañazos: si, en los de alta calidad con top coat. Evita el pulido periódico.
· Resistencia química: si,  a excrementos de pájaros, detergentes, etc..
· Aumento del brillo: si, su gran espesor y claridad óptica hace que aumente muchísimo.
· Hidrofobicidad: si
· Durabilidad: 10 años o más, dependiendo de los fabricantes
· Protección UV: si
· Deterioro: no, los antiguos amarilleaban con el paso del tiempo, pero los modernos de calidad son estables a los rayos UV.
· Capacidad de autolimpieza: si
· Tapa todo swirl o microarañazo que tenga la pintura con anterioridad
· Evita que la mayoría de los rayones lleguen a la pintura (aunque el film se rayará).
· Los films de calidad con los años no pierden sus cualidades, algunos incluso ofrecen garantía de por vida.
· No precisa de ningún cuidado especial, pasadas las primeras 48 h. desde su instalación puede lavarse con total normalidad.

CONTRAS

· La capacidad de auto regeneración no es infinita, en caso de máxima abrasión el film puede deteriorarse, por lo que la película debe reemplazarse en esa zona.
· Difícil de instalar correctamente, debe hacerlo un instalador profesional cualificado.
· Más costoso que los recubrimientos cerámicos.
· No puede aplicarse en llantas, gomas, cuero, y parabrisas frontal.

 

Aquí os dejamos una demostración de lo que el PPF puede hacer a la hora de proteger nuestra pintura, llevando el material al límite:

 

  1. PROS Y CONTRAS DE LOS COATING CERÁMICOS:

PROS

. Espesor medio: 0,2-0,5 micras (una vez curado y después del proceso de encogimiento)
· Resistencia a los chinazos y arañazos: no
· Autoregenaración de arañazos: no
· Resistencia química: si, a excrementos de pájaros, detergentes, etc..
· Aumento del brillo: si, ofrecen un brillo excepcional
· Hidrofobicidad: si
· Durabilidad: hasta 5 años dependiendo del tipo de coating
· Protección UV: si
· Deterioro: no
· Capacidad de autolimpieza: si
· Menos costoso que el PPF.
· Pueden aplicarse a todas las zonas y superficies del vehículo: pintura, llantas, plásticos, cuero, madera, capotas…
· Fácil de aplicar. Puede hacerlo cualquier aficionado.
· Facilita el lavado, al reduce la adherencia de la suciedad

CONTRAS

· No funciona como una barrera frente a chinazos y arañazos en general.
· Durabilidad limitada en el tiempo (6 meses a 5 años) dependiendo del coating elegido.
· Algunos coating al ser más técnicos, precisan de tiempos de curado superiores, esto implica no exponer al coche en un par de días a luces o lluvias.

Aquí también os dejamos otro vídeo demostrativo, veréis los resultados al aplicar un coating cerámico al coche.

CONCLUSIÓN: FINALMENTE… ¿QUÉ PROTECCIÓN ME CONVIENE?

Esa es la gran cuestión. Cada tipo de protección tiene unas características y precio diferentes. Si queremos la mejor protección, evidentemente el Paint Protection Film gana ampliamente la comparativa sin discusión, pero el material y la instalación del Paint Protection Film es costosa. Si andamos bien de presupuesto no hay duda, lo mejor es lo mejor.

En la mayoría de los casos el factor económico es decisivo para elegir la protección para nuestro coche. El coating cerámico es económico y ofrece unas prestaciones muy interesantes, pero tiene un límite. Con el PPF sobrepasamos ese límite y vamos más allá, a un mayor coste evidentemente. Un vehículo tiene más valor si tiene pintura original, y este efecto se acentúa en vehículos de alta gama. De forma que proteger la pintura, aumenta el valor de nuestro coche.

Una buena solución relación calidad/precio, sería instalar PPF sólo en las zonas de alto impacto o más propensas a recibir chinazos (dado que un coating cerámico no protege contra este tipo de daño), y aplicar posteriormente un coating cerámico al resto del vehículo, teniendo en cuenta que un coating cerámico no es un sustituto a la protección íntegra que puede ofrecer un PPF de calidad. Es decir, instalar PPF al Full Front o frente (paragoles, capó, aletas, faros y espejos) y cerámico al resto o conjunto completo.

Al aplicar el coating cerámico al resto del vehículo, éste estará protegido frente a marcas de oxidación, manchas y agresiones por parte de agentes químicos. Además, la superficie hidrófoba hará que sea más difícil que los contaminantes se adhieran al vehículo, manteniendo la pintura más limpia y facilitando el lavado. Incluso podríamos aplicar el coating cerámico sobre el Paint Protection Film. Juntos, los dos productos conservarán la pintura de tu automóvil a largo plazo y realzarán su apariencia y brillo en el día a día.